[Pasaje de una obra que detalla una de Las siete censuras]

Restringe los pies errantes de quienes gustan de entrar donde no deben. Hacen caso omiso de los lindes de los terrenos de los vecinos. Se meten en tierra ajena, para regresar con los zapatos manchados por la maldad. ¿Por dónde te has internado que la destrucción sigue a tu paso? ¿Atravesarías carbones encendidos o cristales rotos? Entonces, ¿por qué rondas por los hogares de la gente honrada, o en guaridas de cosas ocultas? El resultado es el mismo, ¡caerás al Vacío! En vez de eso, reposa los pies en terreno firme para que, cuando los vientos del Forastero aúllen sobre ti, puedas mantenerte firme y no te derriben.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.