FANDOM


[Pasaje de un documento histórico sobre puestos y cargos del gobierno]

Se dice que el cargo de jefe real de espionaje existe desde que ha habido emperadores y emperatrices. Sin embargo, en los primeros tiempos del imperio, las tareas de este puesto se realizaban en secreto. Únicamente tras la insurrección de Morley se reconoció públicamente la existencia del mismo, debido al papel fundamental que el por entonces jefe de espionaje desempeñó a la hora de aplastar la rebelión.

Al principio, se recomendaban para el cargo a militares o miembros de la Guardia, elegidos por el almirantazgo. En tiempos recientes, el jefe de espionaje saliente ha realizado recomendaciones sobre su sustituto de entre las reducidas filas de agentes de espionaje a su servicio. De este modo, se aseguran la continuidad, puesto que muchos de los proyectos secretos emprendidos por el gobierno no se consignan por escrito, sino que únicamente se comunican entre susurros, a puerta cerrada.

Esto lleva a la crítica más habitual que suele hacerse al cargo de jefe real de espionaje: que se llevan a cabo acciones y se cometen actos que ni siquiera el emperador o emperatriz conoce. Esta falta de supervisión y de responsabilidad es un tema que suele debatirse a menudo durante las sesiones parlamentarias, pero quienes ocupan el cargo de jefe real de espionaje aseguran que, para poder desempeñar correctamente su labor, el puesto debe mantenerse ajeno al aparato legislativo y burocrático existente.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.