[Pasaje del diario personal de Daud]

Billie Lurk me observa atentamente, analiza mis decisiones y cada movimiento que hago. No es nada nuevo. Incluso de pequeña sentía curiosidad, aunque curiosidad no es la palabra adecuada. Últimamente es más intensa, se me erizan los pelos del cuello y al rato me doy cuenta de que Lurk me observa desde un tejado o un balcón cercanos. Algunas mañanas tengo la sensación de que alguien ha tocado mis papeles. Cuando estamos solos y Billie se siente cómoda sin la máscara, me hace extrañas preguntas que nada tienen que ver con la misión o los objetivos. Me pregunta qué estoy pensando, cuál es mi actitud hacia el objetivo. Es todo muy raro. Algo que observar. Otro rompecabezas.

Todos mis balleneros son buenos aunque mis dones parecen más fuertes en unos que en otros; en este sentido, la marca del Forastero es un misterio. No es algo que yo pueda controlar. Los que permanecen a mi lado se ven beneficiados con el uso de mis extraordinarias habilidades, o no. Aquellos que no lo hacen se dedican al acero, la ballesta o el estudio de venenos. Todos tienen su utilidad y juntos hemos derramado un mar de sangre.

Lurk capta todo más rápido que el resto pero se muestra distante con ellos. Mientras cumpla sus órdenes, a mí no me importa.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.