Wiki Dishonored
Advertisement


Bundry Rothwild es el fundador y propietario del Matadero Rothwild. Es el objetivo de Daud en la misión Rey de los Negocios.

Biografía[]

Bundry era el mayor de dos hijos de una familia humilde en Dunwall. Cuando aún era un niño, su padre, un ballenero, murió en el mar, y poco después su madre, en un accidente en la fábrica de botellas en la que trabajaba.

Al quedarse huérfanos él y su hermano pequeño, Bundry tuvo que hacer pequeños encargos para criminales para poder subsistir. Pero pronto los decanos se llevaron a su hermano, y éste falleció al no superar sus pruebas.

Bundry entonces se alistó en un ballenero, donde pronto destacó por su talento y su crueldad. Con el tiempo, obtuvo dinero suficiente como para obtener una licencia y montó su propio matadero de ballenas en Dunwall, en la Zona de los mataderos, el Matadero Rothwild.

Rothwild dirigió su matadero con crueldad, tratando a los trabajadores como esclavos y respondiendo violentamente ante cualquier indicio de rebelión contra él. Incluso disponía de una silla de tortura que utilizaba para obligar a los trabajadores a firmar contratos y compromisos de acuerdo a sus propios intereses.

Dishonored: The Knife of Dunwall[]

Daud visita el Matadero Rothwild para interrogar a Bundry sobre el barco "Delilah". Cuando lo encuentra, Bundry está interrogando a Abigail Ames, quien ha llevado a sus trabajadores a una huelga. Daud puede poner a Rothwild en su propia silla de tortura para interrogarle, o puede matarlo directamente.

Eliminación Letal[]

Bundry puede ser asesinado directamente cuando se le encuentra hablando con Abigail Ames. En ese caso, Abigail es quien informa a Daud sobre el barco Delilah. También puede ser interrogado en su silla de tortura para que revele la información, y posteriormente ejecutado en la misma silla.

Eliminación No Letal[]

La forma no letal de neutralizar a Bundry Rothwild es llevarlo hasta un cajón de mercancías situado en su propio matadero y encerrarlo dentro. De esta manera, Rothwild desaparece sin que nadie sepa su paradero.

Posteriormente, los altavoces de la ciudad anuncian su desaparición y declaran que todas sus propiedades han pasado a manos del Lord Regente.

Advertisement